5 malos hábitos al conducir que todos debemos evitar

No queda duda que conducir y estar en un coche en movimiento a cierta velocidad, representa una situación de riesgo, no sólo para el conductor sino también para los que se encuentran alrededor. En Escape y Bujía te invitamos a revisar los malos hábitos al conducir.

Puede ser un riesgo

De acuerdo a informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) unas 3500 personas mueren diariamente debido a accidentes de tráfico. Otros millones padecen heridas o quedan discapacitados, siendo los más vulnerables los niños, ancianos, ciclistas y peatones.

Es por esta razón que la OMS, promueve los buenos hábitos al momento de conducir como el uso del cinturón de seguridad, no conducir a exceso de velocidad y cero bebidas alcohólicas al conducir.

En su página de internet, la OMS revela por ejemplo que “Los conductores que usan teléfonos móviles tienen aproximadamente 4 veces más probabilidades de involucrarse en un choque, que los conductores que no usan un teléfono móvil”.

La Administración Nacional de Seguridad Vial de las carreteras (NHTSA) de los Estados Unidos también  indica que “Durante las horas del día, aproximadamente 481,000 conductores usan teléfonos mientras conducen. Esto crea un enorme potencial de muertes y lesiones en las carreteras de los Estados Unidos.”

(…) “Los adolescentes fueron el grupo de edad más grande reportado como distraído en el momento de accidentes fatales”.

Por otra parte, los malos hábitos al conducir también pueden provocar averías o desperfectos en tu vehículo, pudiéndolo dejar inservible. De nada vale, todo el mantenimiento que le puedas ofrecer a tu coche, si al conducir con descuido o con un mal hábito, lo puedes dañar.

5 principales malos hábitos al conducir

ejemplos malos habitos al conducir

Mirar constantemente el teléfono

Más de 480.000 conductores usan su teléfono móvil mientras conducen. Esta distracción se ha convertido en un alto riesgo de accidente en carretera.

Aproximadamente un 30% de todos los accidentes automovilísticos se deben al uso inadecuado del móvil. Retirar tus manos del volante para enviar mensajes, tuitear, responder llamadas, enviar fotos o tomarte una selfie durante el viaje, resulta tan riesgoso como conducir ebrio.

Un estudio español y australiano, demostró que cuando un conductor envía mensajes por WhatsApp, texto o conversa a través de su móvil, requiere de mucha atención y concentración.

De esta forma su nivel de enfoque en el acto de conducir disminuye tanto como si hubiera sobrepasado la mínima tasa de alcoholemia admitida en España (0,5 g/litro de alcohol en sangre).

El uso del móvil durante la conducción del coche, también disminuye el campo visual, el distanciamiento de seguridad y la capacidad de acción-reacción. Es decir, se hace tardía la respuesta a cualquier eventualidad.

En otras palabras, el uso del teléfono mientras se conduce incrementa significativamente la probabilidad de sufrir un accidente. Así que concéntrate en el volante y el acto de conducir, olvídate del móvil y disminuye el riesgo de un accidente en carretera.

Hazte consciente del peligro que esto representa y si es estrictamente necesario revísalo antes de conducir, configura el navegador y usa el “manos libres”. Aprecia más tu vida y la de otros y abandona uno de los principales malos hábitos al conducir.

Conducir de manera agresiva

El instituto Universitario de Investigación de Tránsito y seguridad vial de la Universidad de valencia (INTRAS), demostró que casi 3 millones de personas conducen con mucha agresividad.

Más de 100.000 conductores se consideran ´violentos viales ‘ es decir que son conscientes de provocar directamente accidentes por conductas agresivas e inapropiadas. En el 2016, la OMS aseguró que unos 31000 conductores agresivos provocaron 28600 accidentes con víctimas.

Son múltiples las causas que conllevan a conductas agresivas en los conductores españoles. El 20% respondió que el estrés acelera la agresión, el 27% lo atribuye al placer que produce la velocidad, el 26% a la rivalidad con otros conductores en la autopista y el embotellamiento o  atascos en un 12%.

También se ha observado que la agresividad depende del acompañante. Por ejemplo, cuando se conduce con amigos, esta conducta se exacerba en un 57%, pero si se conduce con familiares como los hijos se disminuye en un 62% y con la pareja en un 37%. Los compañeros del trabajo pueden reducirla en un 34%.

Si eres de esas personas que pierden rápidamente el control en carretera, te recomendamos  ponerte al tanto sobre la situación del tráfico antes de encender el motor, así previenes posibles atascos, no te pongas horario de llegada o avisar si no llegarás a tiempo.

Si tienes una discusión muy fuerte antes de salir, espera y relájate o simplemente no conduzcas. No ejerzas estos malos hábitos al conducir.

Conducir con una mala postura

Se requieren de ciertos principios básicos al conducir. Uno de ellos es la postura que adoptas frente al volante. Debes tener una posición cómoda que permita ampliar tu campo visual externo sin retirar la vista de los controles del vehículo.

Muchas veces nos sentimos confiados y adoptamos posturas muy cómodas pero que pueden ser de riesgo.

Por ejemplo, conducir con una sola mano te impide reaccionar rápidamente a cualquier imprevisto, y si la otra mano la llevas puesta en la palanca de velocidades, puedes provocar hasta daños a la transmisión del coche.

De acuerdo a las escuelas de conducir, la posición correcta al manejar, es colocar las dos manos en el volante, una de las manos a las tres y la otra a las nueve, la espalda debe ir extendida en el respaldo de manera cómoda y la cabeza lo suficientemente erguida para no perder la visibilidad.

Esta postura nos ayudará a evitar accidentes de tránsito y abandonar estos malos hábitos al conducir.

No guardar la distancia al conducir

Muchas veces la intolerancia y la ansiedad por llegar rápido se convierten en las conductoras de nuestro coche en carretera y no guardamos la distancia de seguridad reglamentaria entre un coche y otro, que debe ser de ½ metro por cada kilómetro por hora entre vehículos.

No aceptamos que otros autos nos adelanten y se metan en nuestro carril, entonces mantenemos una distancia de riesgo con el coche delantero. Si llegara a ocurrir un imprevisto, no podríamos maniobrar a tiempo e impactaríamos rápidamente.

Para evitar estas situaciones, te recomendamos aplicar la regla de los “4 segundos”, que consiste en ubicar un objeto en la vía como punto de referencia y una vez que el coche delantero atraviesa ese objeto, entonces comenzamos a contar de manera lenta, mil, dos mil, tres mil, cuatro mil.

Si cruzamos el punto de referencia antes de terminar el conteo, indica que vamos muy cerca del vehículo delantero. Entonces hay que disminuir la velocidad y mantener la distancia reglamentaria.

Recuerda entonces respetar las reglas al conducir para asegurar tu integridad y la de los demás. Deja estos malos hábitos al conducir.

5 principales malos hábitos al conducir

No darle uso apropiado a los espejos y direccionales

Los espejos y direccionales representan la forma de comunicación entre los conductores. Es un lenguaje vial muy específico que indican maniobras como cambio de carril y cruzar a la derecha o izquierda en alguna esquina.

La intermitente fija también indica que el coche tiene alguna avería. Por tanto, los otros conductores deben tener precaución al pasar por el lado o ubicarse en la parte trasera.

Los retrovisores son tu apoyo antes de ejecutar cualquiera de estas maniobras. Comunícate con tus compañeros de carretera usando estos valiosos accesorios y evita cualquier accidente.

Sé un mejor conductor y abandona estos malos hábitos al conducir.

Esperamos que te haya gustado el artículo, si es así, no dudes en compartirlo en tus redes sociales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here